Etiquetas

AAV (4) acuarelistas (158) agrupaciones (29) amarillos (5) animales (11) apuntes (3) azules (7) boceto (85) bodegón (84) bosque (5) caligrafía (1) cartas de color (34) cielo (14) claroscuro (11) color (2) composición (4) concursos (80) cuaderno (1) curriculum (62) cursos (29) desnudo (2) dibujo (59) dvd (1) evento (19) exposición (71) figura (54) flores (48) fotografía (1) fruta (35) grafito (5) guggenheim (5) historia del arte (7) hojas (1) información (29) ipad (1) jardín (16) lago (3) libros (16) marina (16) materiales (66) natural (1) paisaje (239) papel (8) paso a paso (38) películas (5) perspectiva (2) pinceles (3) pintores (2) playa (22) plen-air (117) premios (11) problemas (4) procesos (70) retrato (117) rojos (8) salidas (3) sketchcrawl (3) skyscape (11) still life (66) sumi-e (2) taller (4) técnica (73) teoría del arte (4) tierras (4) tutorial (18) urban-sketchers (38) urbano (94) video (194)

miércoles, 29 de junio de 2011

CONCURSOS, JURADOS Y MÉTODOS NOVEDOSOS PARA LA SELECCIÓN DE GANADORES

SULMAN_WINNER_prize.jpg.980x980_q85.jpg (649×980)
The artist's fate, Peter Smeeth

Leo con sorpresa cómo se ha seleccionado un premio muy prestigioso de pintura de género en Australia, y que paso a contar a continuación.  Richard Bell un controvertido artista autraliano, fue seleccionado para emitir el veredicto del afamado premio Sulman Art Prize 2011 en lugar del tradicional jurado compuesto por varias personas. No se sabe bien si la decisión ha sido para ahorrar en dietas o para convertir el acto en una obra de arte en si misma.

Y ahora vamos con el método. En primer lugar, Bell decidió seleccionar todos las obras en las que apareciese un animal. "Me gustan los animales", fué el razonamiento presentado. Como afirmación irrebatible, es un axioma. Además, podemos comprobar que viene refrendada por numerosos ejemplos en la Historia del Arte.
llLas_tres_meninas16x20.JPG (647×799)
¿Qué sería de las Meninas sin el perro?


Después decidió incluir la obra de artistas cuyo trabajo le gustaba. Para ser justos hay que decir, que también decidió incluir la misma cantidad de artistas que no le gustaban. Ante todo ecuanimidad. Con los artistas ya seleccionados escribió unos papelitos que colocó sobre una mesa. Finalmente lanzó una moneda al aire que cayó sobre el afortunado primer premio.

Al parecer tan novedosa forma de selección no ha tenido mucha aceptación, ni siquiera por el agraciado con el primer premio, Peter Smeeth. El cual, después de invertir 160 horas en la ejecución de su pintura, poco podía imaginar que el premio obedeciera a los criterios arriba señalados. 

Reflexionando sobre el tema, este método de selección no resulta tan descabellado. Y me explico. Primero incluye las obras, que digamos, obedecen a un criterio general de selección concreto. En este caso, que apareciese un animal, aunque podría ser cualquier otro que consideremos más adecuado para una valoración artística. Luego se incluyen las obras afines al jurado, también de pura lógica. Y por último, aparecen las obras que no le gustan. Bien, aquí diríamos que es donde el método empieza a cobrar visos científicos. Bell eliminan el sesgo en su "experimento" al seleccionar obras no adecuadas según su criterio. En palabras llanas, reproduce el caso que suele ocurrir cuando los jurados están compuestos por varias personas, algunas profanas en la materia, y entonces los criterios difieren. Después de votaciones diversas y varios tira y afloja, puede salir... un ganador. En la mayoría de los casos será una obra digna, que duda cabe, pero da mucho que pensar.

Conclusión
Hay que presentarse a los concursos, la moneda está en el aire
(y por favor, incluirme algún animalito, que no os cuesta nada)

referencias: Sidney Morning Herald
The Art Newspaper

16 comentarios:

Julián Andrade dijo...

Interesante. No me puedo arriesgar a presentarme a ningún certamen. Mis pinturas no son buenas ni malas, si no todo lo contrario, Ja,Ja..

Noemí dijo...

Nos queda entonces el consuelo de la virtud. : D

Nes dijo...

Qué vida ésta...
Un día le oí un comentario muy gracioso a la par que sabio al pintor Gonzalo Román: Los que premian en los concursos muchas veces no juran...blasfeman! Un saludo

rosa dijo...

Si, esto de los concursos subjetivos, es todo una odisea. Los premiados no dependen de los méritos obtenidos, sino de extraños baremos que a veces llegan a ser sorprendentes, y a veces simplemente a dedo.
Pero estoy de acuerdo contigo, hay que presentarse, por si acaso esta vez la "suerte" se vuelve hacia ti.
Porque aunque yo no creo en la suerte, en este caso es así, es como jugar a la lotería, si no juegas no te puede tocar.

Albert Gallego dijo...

Francamente, creo que si lo hicieran por el sistema del pito, pito, colorito sería más rápido y sencillo, y para ello no necesitarían contratar a ninguna celebridad.

Juan Valdivia dijo...

¡Qué bueno, Noemi!
Me gusta la conclusión. Aunque a veces es difícil saber lo del "animalito"...

blogavante dijo...

Sencillamente el método no tiene precio. Yo casi que llamaría al animalito a que fuera él mismo quien decidiera el ganador, o ya que nos ponemos ¿qué me dices de las obras maestras realizadas por chimpancés, elefantes con el rabo,...y demás? ¿y las realizadas por niños de corta edad que se cuelan en el Guggenheim? ¿Cual es el criterio válido? Bueno, que me enrollo, "si concursas, no conduzcas".

Ji,Ji, surrealismo al poder.

Jose Sánchez dijo...

creo que ser jurado es una gran catastrofe, ya que yo no sabria a quien galardonar.

SARABEL dijo...

despues de leer esto.........jaajjajaaajaj

-me rio porque parece de guasa- aunque evidentemente no lo es.......

!puede ganar cualquiera!!!!! incluidos los que no pintamos ni para ganar el ultimisimo premio.........jajaajjajajjaj

asi que, nada......seguiremos intentandolo........pero me parece complicado ganar.........un saludin y gracias por levantarnos la moral.........

SARABEL dijo...

a todo esto si presento un tigre......!!gano seguro!!!!

cal-li dijo...

Estoy pensando que en el próximo concurso de rápida, me voy a llevar a mi Dino (cocker spaniel) y además, le voy a arrancar unos pelillos de la cola a modo de pincel: un pincel "perrigrí". Saludos

Noemí dijo...

Nes,
a veces es mejor no saber porque nos daríamos cada sorpresa!

rosa,
al final son méritos que se pueden conseguir de otra forma, con el trabajo personal. Pero estoy de acuerdo, hay que presentarse, aunque sin obsesionarse con los resultados.

Albert,
En este caso no ha estado la cosa muy lejos! : D

Juan,
es mejor seguir los propios instintos y hacer lo que a uno le parece, por lo menos se queda uno contento con su obra.

Noemí dijo...

blogavante,
El mundo de las galerías, los concursos y demás es otra dimensión con sus propias leyes : D

josé,
ese es el otro lado del problema. Igual tenemos que hacer el ejercicio de pensar que haríamos si estuviésemos en esa posición.

sarabel,
no hay que desanimarse, tenemos ejemplos de cuadros que en un certamen no ganan y en otro se llevan el primer premio. Son muchos factores a considerar y muchas obras a valorar. El trabajo del día a día tiene que ser dónde encuentres satisfacción y considerar el concurso un extra. Y sino ya sabes nos tomamos unos pintxitos y arreglamos la jornada!

cal-li,
creo que si ganases en tales circunstancias perderías la ilusión por la pintura. Bueno, pero al perrito sácalo si quieres. : D

Saludos compañeros!

SARABEL dijo...

!la verdad que cada vez que pintamos la cuadrilla por la calle.........lo pasamos superbien........y encima siempre queda algo decente.......!!!

Carlos Sarrate dijo...

Reflexionar sobre los concursos de pintura rápida y sobre el papel de la acuarela en ellos es un tema para dedicarle decenas de páginas como poco. Como no es cosa de salirse de madre, va sólo una pequeña idea: En un concurso hay x ganadores y un número de "perdedores" que oscila entre todos los demás y algunos menos (se descuenta los que han ido por primera vez a ver de qué va esto). Se aprende mucho, sin duda, pero si uno va con alguna pretensión se puede experimentar frustración a manta. Ahora bien, si uno se empeñase más bien en un viaje a la realización espiritual a través de hacerse tolerante a la frustración se lo recomiendaría. Creo que lo que más duele no es que no te den el premio, sino que los cuadros que uno considera realmente buenos ni han sido seleccionados, y que el criterio del jurado siempre parece tan gratuito como lo que cuenta Noemí -a pesar de las lógicas subyacentes. Si uno no necesita con urgencia ser premiado (por dinero, reconocimiento o currículum), también se puede recomendar salir a pintar y pasar de concursos.
Saludos

Noemí dijo...

En los concursos se experimenta una tensión que pintando a tu aire no "sufres". A mi me gusta esa tensión, y yo me intento mentalizar de que es realmente ese estado lo que persigo y no el premio (jaja), para evitar como dices la frustración. Frustación más que probable en la mayoría de participantes. 100 pintores + un premio= 99 decepciones. Hay que decir que la moral se recupera enseguida y la mayoría volvemos a la carga a la siguiente ocasión que se presenta con las mismas ilusiones.
Saludos!