Etiquetas

AAV (4) acuarelistas (158) agrupaciones (29) amarillos (5) animales (11) apuntes (3) azules (7) boceto (85) bodegón (84) bosque (5) caligrafía (1) cartas de color (34) cielo (14) claroscuro (11) color (2) composición (4) concursos (80) cuaderno (1) curriculum (62) cursos (29) desnudo (2) dibujo (59) dvd (1) evento (19) exposición (71) figura (54) flores (48) fotografía (1) fruta (35) grafito (5) guggenheim (5) historia del arte (7) hojas (1) información (29) ipad (1) jardín (16) lago (3) libros (16) marina (16) materiales (66) natural (1) paisaje (239) papel (8) paso a paso (38) películas (5) perspectiva (2) pinceles (3) pintores (2) playa (22) plen-air (117) premios (11) problemas (4) procesos (70) retrato (117) rojos (8) salidas (3) sketchcrawl (3) skyscape (11) still life (66) sumi-e (2) taller (4) técnica (73) teoría del arte (4) tierras (4) tutorial (18) urban-sketchers (38) urbano (94) video (194)

miércoles, 27 de enero de 2010

MÉTODOS DE APRENDIZAJE DEL DIBUJO I: SIGHT-SIZE


Ariadne en wikimedia

El denominado sight-size, es un método de enseñanza basado en la exactitud del dibujo lograda por la comparación del modelo real con la obra. La traducción del término sería la observación del tamaño, entendiendo esto como el estudio y la intención de respetar la medida del objeto apreciado. La finalidad de este método es entrenar el ojo para que sea capaz de apreciar las diferencias entre modelo y representación sin necesidad de utilizar elementos externos de medición. Teóricamente el sight-size es un medio, no un fin. Una vez que se ha interiorizado el proceso de trabajo, el artista es libre de aplicar esos conocimientos en la forma que considere oportuna. Lo más habitual es que este método se compagine con la práctica de un dibujo más naturalista, que represente el movimiento, los cambios y las apreciaciones más subjetivas del artista.

Condiciones para trabajar con el método del sight-size.

El tablero de dibujo tiene que estar vertical completamente. No debe ser movido durante todo el proceso.

El modelo debe estar iluminado por una fuente de luz constante. En principio, se puede colocar una plomada para determinar una vertical que facilite el proceso inicial. Como modelo se suele recomendar el uso de figuras en yeso. En el caso de no disponer de ellas se pueden utilizar objetos que sean blancos, para facilitar la apreciación de las sombras. El objeto siempre tiene que ser tridimensional, no valen las fotografías.

El dibujante debe colocarse siempre en la misma posición respecto del tablero de dibujo y del modelo. Para ello es recomendable marcar la posición de los pies en el suelo y adquirir una disciplina en la postura de trabajo.

Como se puede ver, uno de los problemas para utilizar este método es que se necesita bastante espacio, ya que, sobre todo al principio, se puede tardar días en terminar un dibujo.

El proceso de trabajo:

- se retrocede una distancia que debe ser tres veces la medida más grande que contenga el modelo. Este punto también debe ser marcado. Desde esta distancia debemos ser capaces de ver la superficie de trabajo y el modelo a la vez.
- se memoriza el modelo y se avanza nuevamente a la posición de dibujo para trabajar. En principio se pueden usar instrumentos de medida, pero con la práctica deben irse eliminando. Este punto es muy importante: la necesidad de memorizar las formas para dibujarlas.

4 comentarios:

Pedro Barahona dijo...

Este es el método de trabajo que se utilizaba antiguamente en la asignatura de Análisis de formas de la escuela de Arquitectura de Madrid y el mismo que usaban para ingresar en Bellas Artes.
Con este método me tocó pintar en mis años de estudiante varias Venus, entre ellas la de Milo, algún discóbolo, el Laoconte y otras figuras.
Tardábamos unas 9 horas, tres dias de clase de tres horas cada una, con un papel Ingres de 100 x 70.
Esta era la asignatura donde tiraban a todo el mundo en Arquitectura.
Se usaba la punta del carboncillo o el difumino.
Aprendí un montón de encajado, volúumenes, luces y sombras.
A nosotros no nos dejaban usar el compas y la regla, las medidas se tomaban cerrando un ojo y con el carboncillo vertical sobre los dedos y alargando el brazo sobre el modelo se iban tomando proporciones, ángulos de pies y brazos, verticalidad de la cabeza sobre los talones, etc etc.

NoNo dijo...

Creo que es un método con el que se puede aprender bastante. Eso si, hay que tomar las medidas a ojo. Es un esfuerzo suplementario, pero es la manera de entrenarlo para percibir las formas y luego poder trasladar esa información al papel. En tu caso como explicas, con el brazo estirado se tomaban las medidas. Este punto es muy importante porque la referencia del carboncillo está siempre a la misma distancia. No vale poner el brazo de cualquier forma. Aquí se plantea una situación bastante estricta respecto a otros factores para reducir al mínimo la alteración en la percepción de la perspectiva y de las formas. Es un poco "de laboratorio", pero luego ese aprendizaje en condiciones controladas puede servir para enfrentarse al dibujo del natural con una base sólida, como en tu caso.
Un saludo!

Anónimo dijo...

ANA TORRENTS:
ASÍ SUELE TRABAJAR ANTONIO LOPEZ, SINO ME EQUIVOCO

Noemí dijo...

En la película el sol del membrillo se puede ver como coloca en el suelo uno clavos de marca para la posición de los pies y como utiliza de referencia un cordel. Lo que pasa es que al natural, el cambio en la posición de la luz dificulta mucho la representación, ya de por si compleja, de la naturaleza.
Saludos!