Etiquetas

AAV (4) acuarelistas (158) agrupaciones (29) amarillos (5) animales (11) apuntes (3) azules (7) boceto (85) bodegón (84) bosque (5) caligrafía (1) cartas de color (34) cielo (14) claroscuro (11) color (2) composición (4) concursos (80) cuaderno (1) curriculum (62) cursos (29) desnudo (2) dibujo (59) dvd (1) evento (19) exposición (71) figura (54) flores (48) fotografía (1) fruta (35) grafito (5) guggenheim (5) historia del arte (7) hojas (1) información (29) ipad (1) jardín (16) lago (3) libros (16) marina (16) materiales (66) natural (1) paisaje (239) papel (8) paso a paso (38) películas (5) perspectiva (2) pinceles (3) pintores (2) playa (22) plen-air (117) premios (11) problemas (4) procesos (70) retrato (117) rojos (8) salidas (3) sketchcrawl (3) skyscape (11) still life (66) sumi-e (2) taller (4) técnica (73) teoría del arte (4) tierras (4) tutorial (18) urban-sketchers (38) urbano (94) video (194)

sábado, 20 de noviembre de 2010

LA FOTOGRAFÍA COMO INSPIRACIÓN

impermanence Sheryl Luxenburg
Impermanence, la acuarela de la polémica.

Sólo recordar que si utilizamos imágenes de otra persona para practicar, se debe hacer respetando el trabajo original. Si no podemos ponernos en contacto, se debe hacer por lo manos una referencia a la autoría. Es diferente el caso si pensamos vender las obras, puesto que podrían reclamarnos la vulneración del copyright. Depende todo ello del grado de parecido con la foto. También hay que pensar que este tipo de trabajos no pueden presentarse a ningún concurso porque son incompatibles con el presupuesto de originalidad que se suele exigir, aparte de resultar poco profesional. Como ejemplo se puede consultar el famoso caso de Sheryl Luxenburg con Impermanence. Resumiendo un poco, la ganadora en 2008 de la medalla de oro de la American Watercolor Society fue acusada de utilizar fotos ajenas de un conocido sitio, shutterstock. A posteriori se ha llegado incluso a cuestionar si realmente su trabajo era una acuarela, ya que la autora insistía en mantener oculta su "técnica", una especie de puntillismo basado en la cuatrícromía. La sospecha de que no sólo Impermanence sino toda la obra de la artista eran impresiones digitales de alta calidad comenzaba a difundirse. Tras saltar el escándalo, todos los trabajos publicados en la web sobre la autora desaparecieron. Paralelamente comenzaron a aparecer otros fotógrafos que clamaban ser los autores de las imágenes que Luxenburg presentaba luego como sus "acuarelas" hiperrealistas en exposiciones y certámenes. Finalmente le fue retirada la medalla y el importe del premio, además de ser excluida con carácter permanente de cualquier competición de la AWS. El de Luxenburg es un caso extremo, en el que una persona actuando de forma fraudulenta se ve atrapada por su red de mentiras y engaños.

16 comentarios:

carlos diez dijo...

Totalmente de acuerdo Noemí, si se pinta una acuarela u otro tipo de técnica basandose en una foto ajena, debe hacerse constar en la exposición o concurso que está inspirada en esa foto, sino aparte de no ser ético podrían incurrirse en conflictos de competencia. Lo mejor es utilizar cada uno sus propias fotos o pintar de apuntes propios. Un abrazo.

Noemí dijo...

El caso de esta señora es rarísimo por su osadía, no sólo utilizando el trabajo de otros autores que encontraba en la red, sino que además se ha llegado a decir que ni siquiera pintaba, sino que simplemente imprimía sus trabajos. Cuando fué descubierta incluso acuso a los fotografos de copiarla a ella, pero todo fue descubierto porque los modelos eran personas reales que atestiguaron lo contrario. Un caso increible.

Eva dijo...

Yo también estoy de acuerdo contigo Noemí. Añadire que la Red asusta un poco cuando exponemos nuestros trabajos, en mi blog tengo algunas de mis Obras, al exponerlas yo también pensé en el resultado de tu escrito espuesto.

eNé dijo...

Yo hay algo que no entiendo en ese concurso...suele ser normal que no les pidan los originales? que se envia, una fotografía? y en el caso de ganar no exigen el original? Siempre es así? Igual en otros tiempos les hubiera servido, pero hoy en día, para lo bueno o para lo malo, internet es juez y verdugo.

Noemí dijo...

Eva,
desde el punto de vista del artista que presenta un trabajo en internet creo que no tienes porque preocuparte. tienes que poner todos los medios para que tu trabajo no sea plagiado, pero a la vez aprovecharte de las oportunidades de la red. Hay gente sin escrúpulos dentro y fuera, no tenemos porque quedarnos con lo malo, sino evitar dentro de lo posible ser una víctima o sentirte como tal.

Noemí dijo...

eNé,
En ese certamen se piden los originales enmarcados, pero creo que nadie fué capaz de pensar que alguien podría hacer algo semejante. Internet funcionó como la herramienta de difusión de información global que es y alguien en algún lugar dijo: caramba, yo esta foto la he visto en shutterstock! Y la rueda empezó a girar. La señora Luxenburg venía avalada por la agrupación acuarelista canadiense y había sido galardonada en otras ocasiones. Aunque se le había requerido para impartir workshops, ella siempre se había escudado en su mucho trabajo para eludir estas situaciones. Cuando todo salió a la luz se supo que en una ocasión anterior, había tenido que pagar los derechos sobre una foto a posteriori de un concurso, al verse en un brete parecido. Lo que es el colmo es que ni siquiera fuera una acuarela, sino una impresión en alta-calidad sobre papel de acuarela. Nunca sabremos qué pensaba la sra. Luxenburg, hasta dónde pensaba llegar y qué es lo que quería conseguir.

Unai dijo...

El debate es muy interesante aunque la historia del arte muestra que estos casos de plágio, imitación, o falsificación etc., son recurrentes (desde hace siglos). Hoy en día se podría añadir el problema de la propiedad de ideas e imágenes (no sé si en castellano se dice así).
La cuestión realmente interesante, para mí, es la que haces en tu último comentario: "...hasta donde pensaba llegar y qué es lo que quería conseguir..."
Personlamente, yo tendería a hacer una lectura más humorística de la anécdota (es una provocación?...) y sobre todo, reflexionar sobre la cuestión de los modelos del artista , la obra de arte y su función...

Noemí dijo...

Unai,
Realmente hubiera sido un giro extraordinario que lo que hubiera querido hacer fuera una crítica al hiperrealimo extremo y a cómo están organizados los concursos en el mundo del arte. Pero el que haya desaparecido de la escena artística inclina a pensar que no le movían intereses tan rompedores.
; )

unai dijo...

Noemí,
La torpeza de esta persona al usar esa técnica y recurrir a esas imágenes demuestran que no fue muy cauta ni muy inteligente en su proceder, en el caso de haber querido cometer un fraude en el concurso (ella podría haberlo hecho muchísimo mejor desde un punto de vista técnico). Por otro lado tampoco creo que quisiera hacer una crítica al hiperrealimo extremo ni a cómo están organizados los concursos en el mundo del arte, por lo que concuerdo con tu comentario.
Sin embargo, la anecdota me parece muy interesante porque, como dices tú, es "un caso extremo", que lleva al límite la problemática de la creación artística (formalmente...), o la sacralización de la imagen... vigentes hoy en día.
;P

Anónimo dijo...

Los 13 millones de fotos de Shutterstock no tienen copyright, son de libre uso. Alegar que el trabajo no es original porque está basado en una foto ajena es lo mismo que alegar que la pintura de una catedral no es original porque la catedral no la creamos nosotros... Ahora bien, si el trabajo "incluía" una impresión de imágenes digitales, eso sí es causa de descalificación...

Noemí dijo...

en la mayoría de certámenes de reconocido prestigo no se aceptan trabajos que no sean totalmente originales del autor. Lo que incluye utilizar fotos de otras personas, ya que se considera un trabajo derivativo.
A mi tampoco me parece serio pensar que te presentas a un concurso usando fotos ajenas, encima para hacer un trabajo hiperrealista.

NATIVIDAD dijo...

SALUDOS ¡¡¡TU BLOG SIEMPRE TAN INTERESANTE PARA APRENDER ¡¡¡

Javier Fuentes dijo...

El tema es apasionante.
Lo mejor que he visto fue en un concurso de pintura rápida en el sur de España. Como publicaron el premio en internet, un internauta descubrión que el cuadro era clavado a una foto publicada en internet y tomada in Miranda de Ebro !!!!!
Como venganza publicó en todos los foros que pudo las dos fotos en todos los foros que pudo.

Noemí dijo...

Natividad,
hay que reflexionar sobre estos temas porque a veces se puede uno echar la reputación por la borda por no saber. ; )

Javier,
Con la cantidad de información que se maneja hoy através de la red, enseguida quedan al descubierto este tipo de cosas.
Los concursos de pintura rápida o al aire libre tienen el problema añadido de la gente que se marcha a su casa a pintar, lo que tampoco es ético. Pintar en tu casita atechado, con tu musiquita, tu café y tus pantuflas, no es lo mismo que estar al aire libre aguantando las inclemencias, viento, lluvia, o a los curiosos. Pero, claro, el que lo hace alguna explicación tendrá, seguro.

Katherine Tyrrell dijo...

You can read more about this particular copyright case - in English - on my blog Making A Mark.

Just put "American Watercolor Society" into the Google search in the right hand column of my blog - where it says "Search This Blog" and this will produce links to the posts.

Noemí dijo...

En estos enlaces que nos propone Katherine encontramos más información sobre el tema de la controversia.

Saludos katherine!